Hoy por hoy es fácil abrir el facebook, ir a cualquier curso y encontrarnos con chamanes, o supuestos chamanes, cursos de chamanismo, nos gusta el nombre, ¿nos hace sentir especiales?, lo cierto es que ser un chamán no debe ser tarea fácil ni agradable, al final, el chamán es aquel que puede vivir entre los dos mundos, recoger la información, digamos del otro lado, y utilizarla en este.

En realidad en las culturas antiguas los chamanes surgían de 3 maneras,(nada se hacía sin el conocimiento del chamán):

-el que nacía en una familia de chamanes y por lo tanto lo heredaba.

-el que era reconocido antes de nacer por el chamán y se les educaba para eso

-personas que en algún momento pasaba por una enfermedad, a punto de morir y con ayuda del chamán se recuperaban y podían recibir las enseñanzas de los chamanes.

Quizás antes de ponernos la etiqueta podríamos hacer un ejercicio de humildad y llamar a las cosas por su nombre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *